QUE EL EJERCICIO FISICO TE ACOMPAÑE

QUE EL EJERCICIO FISICO TE ACOMPAÑE

domingo, 12 de octubre de 2014

EL ESTRÉS TIENE MUCHA Y MUY MALA PRENSA ENTRE LA POBLACIÓN



Muchos son los mitos que le rodean y desde la Asociación Americana de Psicología han tratado recientemente de recopilar algunas falsas creencias en este campo para distinguir entre lo cierto y lo que no lo es.

Lo que es importante es saber y aceptar que cada uno de nosotros es responsable de controlar su estrés y No hay que echarle la culpa a los demás ya sean: jefes, compañeros, familiares, etc.
El tema en realidad es cómo gestionarlo: manejar el estrés nos hace productivos y felices y cuando está descontrolado puede dañarnos.

Desde Infosalus se hacen eco de estos mitos que proponen los psicólogos:

Mito 1: El estrés es igual para todo el mundo
Esto es completamente falso.  El estrés es diferente para cada uno de nosotros. Lo que resulta estresante para una persona puede o no serlo para otra. Cada uno de nosotros responde al estrés de una forma completamente diferente.

Mito 2: El estrés siempre es malo
Según este punto de vista, si no padecemos estrés estamos felices y saludables: falso. Los psicólogos americanos explican que el estrés es, para la condición humana, lo que la tensión es para una cuerda de violín: muy poca y la música es sosa y áspera; demasiada y la música es estridente o se rompe la cuerda. "El estrés puede ser el beso de la muerte o la pimienta de la vida", señalan.

Mito 3: El estrés está por todas partes, no puedes evitarlo de ninguna forma
No es para tanto. Puedes planificar tu vida para que el estrés no te sobrepase. Una planificación eficaz supone fijar prioridades y trabajar sobre los problemas simples primero, solucionarlos y pasar después a los más complejos. Cuando el estrés está fuera de control es difícil priorizar, explican los psicólogos. Todos los problemas parecen igual de complejos y el estrés parece estar en todo. Hay que aprender a distinguir lo importante de lo que no es tan importante.

Mito 4: Las técnicas más populares para reducir el estrés son las mejores De nuevo, esto es falso. No existen técnicas de reducción del estrés eficaces universales. Todos somos diferentes, nuestras vidas son diferentes, nuestras situaciones son diferentes y nuestras reacciones son diferentes. Sólo un programa integral adaptado a cada individuo funciona.

Mito 5: Sin síntomas no hay estrés La ausencia de síntomas no significa la ausencia de estrés. De hecho, el camuflaje de los síntomas con la medicación podría dejarte sin las señales que necesitas para reducir la tensión fisiológica y psicológica.

Mito 6: Sólo los síntomas importantes de estrés requieren atención Este mito asume que los síntomas 'menores' como los dolores de cabeza o la acidez de estómago pueden ser ignorados con seguridad. Los síntomas menores del estrés son las advertencias iniciales de que algo en nuestra vida está fuera de control y que es necesario gestionar el estrés. Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/2263198/0/estres/falsas-creencias/sintomas/#xtor=AD-15&xts=467263

Estrategias para reducir el estrés incluyen:

  • Identificar lo que está causando el estrés. Vigile su estado de ánimo durante todo el día. Si se siente estresado, anote la causa, sus pensamientos y su estado de ánimo. Una vez que sepas lo que te preocupa, desarrollar un plan para hacerle frente.
  • Construir relaciones sólidas. Las relaciones pueden ser una fuente de estrés. La investigación ha encontrado que las reacciones negativas, hostiles con su cónyuge causan cambios inmediatos en las hormonas del estrés
  • Pero las relaciones también pueden servir como amortiguadores del estrés. Llegar a los miembros de la familia o amigos cercanos y hacerles saber que usted está teniendo un momento difícil.
  • Ellos pueden ser capaces de ofrecer asistencia práctica y apoyo, ideas útiles o simplemente una nueva perspectiva a medida que comience a hacer frente a lo que está causando su estrés.
  • Aléjese del estresor cuando esté enojado. Antes de reaccionar, tomar tiempo para controlarse contando hasta 10. Entonces reconsiderar y relativizar la importancia que merece el caso.
  • Caminar y otras actividades físicas también pueden ayudarle a rebajar la tensión. Además, el ejercicio aumenta la producción de endorfinas  y mejora el estado de ánimo.
  • Dormir bien. La investigación muestra que actividades como yoga y ejercicios de relajación  ayudan a reducir el estrés
 Pida ayuda al especialista. Si usted continúa sintiéndose abrumado, consultar con un psicólogo u otro profesional en salud mental que pueden ayudarle a aprender a manejar el estrés efectivamente. Él o ella puede ayudarle a identificar las situaciones o conductas que contribuyen a su estrés crónico y luego desarrollar un plan de acción para cambiarlas.

No hay comentarios: