QUE EL EJERCICIO FISICO TE ACOMPAÑE

QUE EL EJERCICIO FISICO TE ACOMPAÑE

martes, 3 de marzo de 2015

SINDROME DE FATIGA CRÓNICA. (MEJOR DIAGNOSTICARLO TEMPRANAMENTE)



En estos días de comienzo de la primavera muchos nos sentimos cansados, con ganas de dormir mas, nos levantamos con el cuerpo molido y la cabeza embotada.
La alergia nos empieza a castigar, moco, rinitis, dolor en articulaciones, y un sinfín de molestias.
Antes se decía que era la astenia primaveral.
A semejanza del síndrome de fatiga crónica (SFC) todos estos achaques los provoca un mal funcionamiento del sistema inmune.
En el caso de alergia tenemos medicamentos (anti-histaminicos y vacunas) para mejorar los síntomas hasta que desaparece el alérgeno (polen, ácaros, latex, etc.), pero en el caso del SFC la cosa es mas seria y mucho peor si ya es crónica.

El SFC podría estar causado por un  virus algún tipo de alérgeno que produce una inflamación general sistémica.
Por ejemplo:

  • Virus Epstein Barr
  • Virus del Herpes humano
  • Virus
    Enterovirus
  • Citomegalovirus
    Clamidia
  • Micoplasma

Entre los síntomas (que deben perdurar mas de 6 meses) del SFC están:
  • Cansancio generalizado
  • Garganta irritada,
  • Falta de concentración, desorientación
  • Perdida de memoria
  • Migrañas y dolores frecuentes de cabeza
  • Dolor muscular y de articulaciones
  • Nauseas
  • Intolerancia al ruido, a la luz, al frio y al calor

Foto: «Magdalena by Eva Bonnier» de Eva Bonnier - http://losvalientesduermensolos.blogspot.com/2010/08/eva-bonnier.html, http://www.waldemarsudde.se/xpress_bonnier.html, http://www.spamula.net/blog/2007/07/eva_bonnier_1.htmlhttp://www.waldemarsudde.se/press/2013/10/03/malning-av-eva-bonnier-skanks-till-prins-eugen-waldemarsudde/. Disponible bajo la licencia Dominio público vía Wikimedia Commons - http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Magdalena_by_Eva_Bonnier.jpg#mediaviewer/File:Magdalena_by_Eva_Bonnier.jpg


Recientes estudios han encontrado que todo es un mal funcionamiento del sistema inmune, que continua produciendo citoquinas pro-inflamatoria cuando no debería hacerlo. 
En el caso de una infección o traumatismo se producen estas citoquinas para defendernos del parásito, del microbio o para reparar la lesión; pero a continuación el cuerpo produce las citoquinas anti-inflamatoria que logran parar la inflamación.
El ejercicio y ciertos alimentos anti-inflamatorios (omega 3 por ejemplo) mejorarian los síntomas aunque no lo curen.

En el síndrome de fatiga crónica el tratamiento temprano podría reducir su futuro impacto en la vida de los pacientes. Una vez que se hace crónico el sistema inmune acaba agotado y no reacciona correctamente frente a infecciones reales.

El nuevo estudio, publicado el 27 de febrero en la revista “Science Advances”, que de acuerdo con un nuevo informe del Instituto de Medicina, declaran el síndrome de fatiga crónica como una enfermedad real, no imaginaria o mental; que debe ser tratado por los médicos como una enfermedad y no un problema emocional.

Entre el 84 y el 91 por ciento de las personas con este trastorno no son diagnosticadas correctamente, según la OIM. Síndrome de fatiga crónica tiende a atacar a las personas entre los 40 y 50 años, cuatro veces más frecuente en mujeres que en hombres.



El nuevo estudio se basó en datos recogidos durante dos grandes estudios estadounidenses de síndrome de fatiga crónica, con la participación de 298 personas con diagnóstico de síndrome de fatiga crónica y 348 sujetos sanos que actuaron como "control".

Los investigadores analizaron los datos de la muestra de sangre, mirando a la presencia de células y sustancias químicas relacionadas con el sistema inmune (citoquinas e interleucinas).

Señalaron que las personas que habían sido diagnosticadas con el síndrome de fatiga tenia niveles mas elevados de estas citoquinas inflamatorias de forma crónica durante al menos tres años, en comparación tanto con los controles "saludables" y las personas con síndrome de fatiga crónica a largo plazo.

Los cambios sólo están presentes desde el principio en el curso de la enfermedad, y no aparecen en los pacientes a largo plazo. Por ello es importante el diaagnostico y tratamiento temprano del síndrome.

Es decir que hay etapas del síndrome de fatiga crónica, y que los nuevos pacientes probablemente necesitan tratamientos diferentes a los que han tenido CFS durante mucho tiempo.

Tal vez sea posible para prevenir las consecuencias a largo plazo de esta enfermedad mediante la intervención temprana y la neutralización las estas citoquinas inflamatorias.

Lo que vemos es una sobreactuación inicial del sistema inmunológico, lo que sugiere que una o varias infecciones iniciales se van convirtiendo en crónicas, debido a la sobre-reacción del sistema inmunológico. Parecido a las enfermedades auto-inmunes.

Pero en este caso vemos que el sistema inmunológico acaba agotado, lo que resulta en ataques generalizados a diferentes órganos del cuerpo, pero ineficaces, para defendernos de muchas infecciones.



Extraído de


No hay comentarios: