QUE EL EJERCICIO FISICO TE ACOMPAÑE

QUE EL EJERCICIO FISICO TE ACOMPAÑE

domingo, 8 de enero de 2017

LO QUE CONSEGUIMOS A FUERZA DE RUMIAR PENSAMIENTOS NEGATIVOS EN UN MOMENTO DE VULNERABILIDAD




imagen extraida de: https://vsearch.nlm.nih.gov/vivisimo/cgi-bin/query-meta?v%3Aproject=medlineplus&v%3Asources=medlineplus-bundle&query=mood+disorders

Los trastornos del estado de ánimo son un conjunto de trastornos definidos en el manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM IV TR) cuya principal característica subyacente sería una alteración del estado de ánimo del individuo. Suelen diferenciarse dos grupos de trastornos del estado de ánimo, en función de si incluyen o no la presencia de episodios de manía o hipomanía: los trastornos depresivos y los trastornos bipolares.
De los trastornos depresivos, el más conocido es el trastorno depresivo mayor, habitualmente conocido como «depresión clínica» o «depresión mayor»

La prevalencia de algunos trastornos del estado de ánimo, como la depresión mayor, se duplica en las mujeres. Ello ocurre en situaciones delicadas de vulnerabilidad de la mujer (problemas familiares, laborables, relación de pareja, deterioro por la edad, después del parto, etc).
Algunas personas experimentan cambios de humor graves durante el invierno, cuando hay menos luz solar. Esta condición se llama trastorno afectivo estacional o TAE. TAE es un tipo de depresión. Suele mejorar en primavera y verano.
Pero existen otras depresiones mayores mas profundas, en personas con presdisposición genética. La depresión es un trastorno del cerebro. Existen muchas causas, incluyendo factores genéticos, biológicos, ambientales y psicológicos. La depresión puede comenzar a cualquier edad, pero suele empezar en la juventud o en adultos jóvenes
La depresión se trata eficazmente si se coge a tiempo, con terapia conductual y medicación (antidepresivos de varios tipos).

Si se deja que se cornifique se entra en un agujero negro del que es cada vez mas difícil salir. Se entra en un estado de ánimo reactivo (anhedonia paradójica) y una ganancia de peso significativa o un incremento del apetito; exceso de sueño o somnolencia (hipersomnia); sensación de pesadez en las extremidades (parálisis plúmbea); y un deterioro social significativo como consecuencia de una hipersensibilidad al rechazo social percibido.


La mejor forma de ilustrar la vida del depresivo es con un ejemplo práctico.
Helios Edgardo Quintas sufrió una profunda depresión y ha escrito un libro, Momentos de lucidez. Cómo superé mi depresión, para ayudar a los que la padecen revelando cómo logró salir del pozo y advertir de que "las posibilidades de contraerla son muy grandes y nadie está libre de padecerla".
La depresión es una enfermedad que afecta, según la Sociedad Española de Psiquiatría, a entre el 8% y el 15% de la población mundial a lo largo de su vida y la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que en 2030 será la segunda causa de discapacidad. Quintas, de 55 años, originario de Argentina y vecino de Cornellà (Barcelona) desde hace 12 años, ha explicado que en 2010 le diagnosticaron una depresión "que casi acabó" con su vida y que uno de los objetivos de escribir el libro es "ayudar a visualizar la dolencia"

En Momentos de lucidez, Quintas se desnuda emocionalmente y explica con detalles muy personales el proceso por el que pasó durante su depresión al tiempo que enumera distintos síntomas a través de los cuales la enfermedad puede manifestarse, para que los afectados y los que están a su alrededor puedan "comprenderla" y "pasen a la acción".

Según Quintas, escribiendo el libro encontró "un camino para poder ayudar a mucha gente que lo está pasando mal". "Cuando sufrí la enfermedad hubiera querido tener un libro así", subraya. El autor asegura que, aunque "hay cantidad de detalles cotidianos y síntomas descritos en los libros escritos por profesionales, nunca tratan el tema desde el punto de vista de la vivencia", por lo que decidió escribir Momentos de lucidez.

En su libro, el autor describe que cayó en la depresión con "un machaque de pensamientos negativos", que sentía miedo de ser "un farsante" y que postergaba todo, además de padecer una "ira descontrolada" y enfadarse "por todo".

"Hacía autocrítica maligna y no escuchaba opiniones", confiesa, Quintas, que sintió "soledad", "sensación de peligro económico" y sufrió "indecisiones permanentes" con "una amargura constante, miedo y sensación de túnel y de desesperación".

La pérdida de humor le llevó a estar mal con su familia y amigos, tenía insomnio, ardores estomacales, pérdida de memoria y concentración, le tiritaba la mandíbula, llamar por teléfono se le hacía una montaña, en la ducha le asaltaban los pensamientos negativos y llegó a perder su "plan de vida" para pensar en el suicidio.

Diagnóstico, terapia y tratamiento y hacer frente a su jefe para plantearle la idea de que tenía que dejar de trabajar un tiempo, para tratarse de la depresión fue "una de las pruebas más difíciles" que realizó en su vida, rememora. "Fue muy duro reconocer que tenía que tomar medicación" para suplementar la terapia conductual que seguía, y que le ayudó a tener una nueva relación consigo mismo y con su entorno, ha recordado.

El autor explica que durante su tratamiento tenía miedo del contacto con las personas: "Yo antes de la depresión vivía con un sentimiento de culpa y esta culpa me llevó a pensar que no tenía sentido mi vida y que era mejor que me matara" y en cambio, "ahora mi vida tiene todo el sentido del mundo", recalca.


Ver más en:
http://www.20minutos.es/noticia/2928267/0/paciente-depresion-revela-libro-supero-enfermedad/#xtor=AD-15&xts=467263

No hay comentarios: