QUE EL EJERCICIO FISICO TE ACOMPAÑE

QUE EL EJERCICIO FISICO TE ACOMPAÑE

viernes, 20 de abril de 2012

La ebriorexia y los atracones


“La 'ebriorexia' es un tipo de conducta anómala, frecuente entre adolescentes, basada en restringir su alimentación durante la semana para tomar calorías a partir del alcohol el fin de semana" 
En la actualidad, dada la notoria pérdida de importancia que registra la alimentación, cada vez son más frecuente los Trastornos de la Conducta Alimentaria No Especificados
es decir, patologías que no cumplen criterios diagnósticos de la anorexia o bulimia nerviosas, según el Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM IV-RT). Una tendencia habitual consiste en unir las emociones y alimentación, como ocurre en el trastorno por atracón (se dan atracones, como en la bulimia, pero sin conductas compensatorias) y en casos de sobrepeso. La comida se utiliza para aliviar emociones negativas, como el estrés, la tristeza o la ansiedad.
Hay una mayor preferencia por los dulces por parte de las mujeres, mientras que los hombres prefieren alimentos ricos en grasas saturadas y de alto contenido energético (comida rápida).
El tratamiento es multidisciplinar, de formación y de cambio de hábitos. Aquí el farmacéutico puede ayudar.
No hay cambios en un trastorno o enfermedad si no hay cambios en muchas conductas y hábitos previos.
Es decir, se deben elaborar programas de prevención basados en aspectos nutricionales, autoestima, estrategias de afrontamiento, modelo ideal y medios de comunicación o imagen corporal y, todo ello, informando, cambiando actitudes y modificando conductas. La mera información no suele provocar cambios y, cuando lo hace, no siempre se dan en la dirección deseada.
En ambos casos, es necesario explicarles la importancia de una alimentación correcta, hablar acerca de mitos y creencias irracionales sobre los alimentos, de los distintos grupos de alimentos, sus propiedades nutricionales, la alimentación como factor de prevención frente a enfermedades, la importancia de los horarios regulares, el consumo de alcohol y sus consecuencias, la alimentación como acto social, las comidas fuera de casa y la elaboración de una dieta variada y equilibrada. La forma de realizar la compra, organizar el menú semanal y dar a conocer nuevas recetas para aumentar la variedad en la alimentación son también otros aspectos.
Estudios recientes confirman que es frecuente que los adolescentes no desayunen, no tomen nada a media mañana ni en la merienda (salvo bollería o chucherías), solo coman un plato en el almuerzo sin pan ni postre y, en la cena, se decanten por comida rápida (precocinados, embutidos o algo de fruta). Cuando se pregunta a Patricia Bolaños por el análisis que hace de este panorama, lo describe "como una irresponsabilidad" porque "los hábitos alimentarios se adquieren en la infancia, en especial en el núcleo familiar".
Por Patricia Bolaños, dietista-nutricionista 
http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/aprender_a_comer_bien/enfermedad/2012/04/13/208712.php

No hay comentarios: