QUE EL EJERCICIO FISICO TE ACOMPAÑE

QUE EL EJERCICIO FISICO TE ACOMPAÑE

domingo, 16 de junio de 2013

CORO VALDELUZ


VIDEOS EN YOUTUBE:
https://www.youtube.com/channel/UC6czgSXU0gAvugOs4pU6ykQ

RECORDATORIO DEL ÚLTIMO CONCIERTO
https://www.dropbox.com/sh/j64w49j3bcariav/OnrZmPo_jq#f:MVI_7871.MOV




Coro Valdeluz
Orquesta Ars Combinatoria
Enrique Martin, director.
Sandra Redondo, soprano.
Susana Sanchez, actriz.(Clan de Bochos)

Auditorio Alfredo Kraus, Madrid.
Glorieta Pradera de Vaquerizas, 9.
29 de junio de 2013, 19:00 h.

La Iglesia


  • Deus in Adiutorium. Vespro Della Beata Vergine.Claudio Monteverdi (1567-1643).
  • Magnificat Anima Mea.Francesco Durante (1684-1755).
  • Credo.Antonio Vivaldi (1678 - 1741).
  • And the Glory of the Lord, Messiah.Georg Friedrich Händel (1685—1759).
La Corte


  • Musica Para el Funeral de la Reina Mary Henry Purcell (1759—1795).
  • Exceeding Glad Shall He Be, Coronation Anthem Nº 2.Georg Friedrich Händel.
  • A Belen a Ver al Niño.Antonio Soler (1729-1783).
      • Jacara del Fandanguillo.Juan Frances de Iribarren (1699-1767) https://www.youtube.com/watch?v=mOuRDUzBM58
El Teatro


  • Thanks to These Lonesome Vales. Dido & Aeneas.Henry Purcell.
  • If Love’s a Sweet Passion,.The Fairy Queen.Henry Purcell.
  • When I am Laid/With Drooping Wings.Dido & Aeneas.Henry Purcell.
 Eneas, el tierno amante de  "I press her hand gently look languishing ..............................", era un temible guerrero, como veis en el siguiente relato:
297 Saltó Eneas del carro con el escudo y la larga pica; y, temiendo que los aqueos le quitaran el cadáver, defendíalo como un león que confía en su bravura: púsose delante del muerto enhiesta la lanza y embrazado el liso escudo, y pro­firiendo horribles gritos se disponía a matar a quien se le opu­siera. Mas el Tidida, cogiendo una gran piedra que dos de los hombres actuales no podrían llevar y que él manejaba fá­cilmente, hirió a Eneas en la articulación del isquion con el fémur que se llama cótila; la áspera piedra rompió la cótila, desgarró ambos tendones y arrancó la piel. El héroe cayó de rodillas, apoyó la robusta mano en el suelo y la noche obs­cura cubrió sus ojos.
311 Y allí pereciera el rey de hombres Eneas, si al punto no lo hubiese advertido su madre Afrodita, hija de Zeus, que lo había concebido de Anquises, pastor de bueyes. La diosa ten­dió sus níveos brazos al hijo amado y lo cubrió con un doblez del refulgente manto, para defenderlo de los tiros; no fuera que alguno de los dánaos, de ágiles corceles, claván­dole el bronce en el pecho, le quitara la vida.

Sacado de:

Homero 

ILÍADA

CANTO I* Peste ‑ Cólera








No hay comentarios: