QUE EL EJERCICIO FISICO TE ACOMPAÑE

QUE EL EJERCICIO FISICO TE ACOMPAÑE

sábado, 16 de abril de 2011

MUSICOTERAPIA PARA MANTENER LA MENTE SANA EN EL ENVEJECIMIENTO

http://www.capillanuevorenacimiento.es/fotos/fotos-cnr.html

Obras del T.L. de Victoria

http://www.goear.com/listen/5d439d7/caligaverunt-coro-capilla-nuevo-renacimiento-
Caligaverunt oculi mei afletu meo: quia elongatus est a me, qui consolabatur me: ...

http://www.goear.com/listen/ba3be3c/ave-verunt-coro-capilla-nuevo-renacimiento
http://www.goear.com/listen/927e1dd/sicut-cervus-coro-nuevo-renacimiento
Las lecciones de música podrían ayudar a mantener al cerebro sano a medida que la gente envejece, según sugiere un estudio reciente.
Investigadores del Centro Médico de la Universidad de Kansas distribuyeron a 70 adultos sanos de entre 60 y 83 años de edad en tres o más grupos según su experiencia musical, sin entrenamiento en música, entre uno y nueve años de lecciones de música y al menos diez años de estudios musicales.
Más de la mitad de los que tenían experiencia musical estudió piano, alrededor de una cuarta parte tocaba instrumentos de viento como la flauta o el clarinete, y los demás tocaban instrumentos de cuerda, percusión o de metal.
Los participantes, que tenían niveles similares de forma física y educación, y no sufrían de alzhéimer, se sometieron a varias pruebas cognitivas. A los que tenían la mayor experiencia musical les fue mejor en las pruebas de agudeza mental, seguidos por los que tenían menos estudios musicales y los que nunca tomaron lecciones de música.
En comparación con los que no eran músicos, las personas que tenían un alto nivel de experiencia musical tuvieron puntuaciones mucho mayores en las pruebas cognitivas, entre ellas las que se relacionaban con la memoria visual espacial, nombrar objetos y la capacidad del cerebro de adaptarse a información nueva (flexibilidad cognitiva).
Los beneficios de los estudios musicales siguieron siendo obvios incluso en aquellos que ya no tocaban un instrumento, señalaron los investigadores.
El estudio aparece en línea en la revista Neuropsychology.

No hay comentarios: